Más que palabras

El uso de una válvula de membrana

valvula de membrana

La válvula de membrana es uno de los dispositivos gracias al cual la industria farmacéutica maneja hoy el reto de producir los productos que deben ser elaborados para surtir al planeta. Estos son fabricados en distintas presentaciones y requieren de una altísima precisión.

La cantidad de ingredientes del principio activo de cualquiera de las fórmulas tiene que ser específico, porque si se pone menos puede quedar inactivo, y si es más se pueden correr riesgos de salud por sobredosis. Además, las proporciones de este son muchas veces mínimas, usando miligramos por unidad, por poner un ejemplo.

Los productos que se requieren para dar forma o volumen a las presentaciones también han de ser evaluados y dosificados de manera que no interfieran con la aplicación del principio activo que se está medicando. Y además deben ser suficientes para que la presentación sea manejable por el cliente final.

A esto nos referimos cuando conseguimos píldoras o grageas que tienen tamaños o formas que las hacen difíciles de tragar, o cuando conseguimos algunas que apenas pueden ser manipuladas entre los dedos al tratar de agarrarlas.

El asunto es que esta es una industria de enorme precisión y la intervención humana directa a lo largo del proceso no ayudaría en ese aspecto, por lo cual, hay que desarrollar instrumentos y dispositivos que controlen al máximo el paso de los materiales, así como también tratar de minimizar el tamaño de las instalaciones de fabricación en cuanto a área o volumen y el calibre de los conductos que se usan para el trasiego.

Una válvula de membrana es un equipo de control que actúa abriendo o cerrando el flujo de medicinas a través de un conducto, de tal manera que solo la dosis especificada puede ser procesada cada vez.

El sistema es controlado por señales eléctricas o electrónicas. El activador de la misma y su sistema de recuperación hacen que la velocidad de accionamiento sea mucho mayor que la de un humano que estuviera en su lugar, y como consecuencia podemos estar seguros de que los remedios que consumimos para recuperar nuestra salud contienen los ingredientes que se leen en el envase.

Etiquetado en:

Deja una respuesta